Cuentos, Escritura, Melancólico atardecer azul, Narraciones

MEMORIAS

El tiempo pasa sin tregua, ni piedad. No tiene en cuenta los sentimientos ni los recuerdos. Los guarda todos juntos en un banco de niebla perpetua, sin entrada ni salida. Mezclados. No se puede saber dónde empieza uno y donde termina. Son recuerdos difusos y extraños, y cuando los encuentras descubres que, no sabes si alguna vez fueron reales o tan solo una ilusión…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.