El mejor regalo

Ese regalo fue una sorpresa que abrió con manos temblorosas bajo la atenta mirada del joven. Un juego de joyas, las más bellas que había visto. Pero esas no fueron el mejor regalo, el mejor fue la promesa de amor eterno que le declaro, una promesa que ella correspondió y que selló con un beso de amor verdadero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .