Una copa de vino

Y todo comenzó con una copa de vino tinto en aquel restaurante. Ambos hablaban por primera vez sin la presión de su edad o la de su familia. Solo eran un hombre y una mujer que conversaban sin esconderse como una pareja cualquiera. Ambos reían con ganas, con cierta dulzura e inocencia. Uno recordando su no tan lejana juventud, ella por la inocencia que todavía tenía.

Llegó la cena y degustaron los magníficos manjares del menú, aunque ella insistía en que su querida abuela cocinaba mucho mejor. Era verdad, su acompañante no lo negaba, también había probado su comida. La música empezó a sonar y fueron a bailar.

Cena - Photo by Elina Sazonova
Photo by Elina Sazonova on Pexels.com

Ella nunca pensó en bailar pero si era a su lado bailaría por siempre, para siempre. Cuando el baile finalizó, no podía apartar sus ojos de ella, nunca había podido apartar sus ojos de ella, como una hermana pequeña o, ahora, como una pareja. Ella era única, su lucero del alba.

No sabían que les iba a deparar el mañana pero si era en brazos del otro merecería la pena, siempre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .