30 de febrero

#MismoInicioDiferenteFinal - 30 de febrero

(Inicio base del reto de @MaruBV13)

Odiaba el 14 de febrero. No tenía ni pareja ni amigos, pero ahí estaba, una postal sin remitente del Puente de las Artes. París lucía tan lejano ahora. En el reverso con letra desconocida aparecían su nombre, dirección y solo un mensaje:

«Rendezvous. 30 de febrero».

(Mi continuación al texto base @dolobera)

¿Qué clase de broma era esa? No estaba de humor para eso. 30 de febrero menuda tontería, por todos era sabido que el segundo mes del año sólo tenía 28 días, 29 si era bisiesto. Se preparó un poco de té, para ella, el té lo arreglaba todo. Volvió a mirar la postal y pensó en su significado. Pero es que no lo tenía. Puso la postal en su tablero para seguir a lo suyo en ese día tan odioso. 

A media tarde, cuando ya había terminado todo, revisó las redes sociales hasta que lo encontró. David aparecía en sus resultados, ese chico tozudo que insistía en estandarizar todo. Umm… Si incluso los meses del año, donde su febrero perfecto traería 30 días… En verdad no conocía su letra, nunca se habían escrito a pesar de conocerse desde hacía más de cinco años, a pesar de ser los mejores amigos. ¿Podía ser él? Si era así, estaba claro que la estaba citando a esa fecha en el Puente de las Artes. Qué rarito era. 

No sabía si ir, podía ser una broma, aunque demasiado enrevesada. El chico era mono y le gustaba algo pero estaban sus rarezas, unas rarezas que le hacían único. Y aunque odiaba San Valentín, ni siquiera tenía que ir ese día, así que podría seguir en sus cosas, pero primero debía averiguar qué día le citaba para poder organizarse.

Si el 31 de enero sería el 1 de febrero, el 28 se trasladaría al 27, el 29 sería el 28 y el 30 sería el 1 de marzo. Si, era así, la citaba para el 1 de marzo. Bueno, al menos ya tenía planes para ese día. 

El primero de marzo se trasladó con todas sus cosas de dibujo al puente. No estaba dispuesta a esperar todo el día haciendo el ridículo, al menos trabajaría en las vistas. Sin embargo, cuando llegó vio que todo el puente estaba decorado con numerosos mensajes que le deseaban feliz cumpleaños. Se había olvidado de que cumplía años, pero al tratarse de otra fecha que odiaba la había borrado de su cabeza.

No sabía cómo a David se le había ocurrido algo así, se le había ido la olla. Intentó dar la vuelta disimuladamente, le estaba dando mucha vergüenza estar ahí. Aunque, estaba siendo un gran detalle que en el fondo le gustaba mucho. Al salir del puente, le vio detenido con un gran regalo y ya no pudo huir.

Estaba sonriendo con una sonrisa que por primera vez se le antojaba muy bonita. David le tendió el regalo que ella cogió con manos temblorosas. Dentro había una gran caja de pinceles y pinturas, con una nota en esa misma letra desconocida de la postal.

«FELIZ CUMPLEAÑOS»

Qué tonto, era un tonto encantador. Lo abrazó fuertemente y le besó en la mejilla. Ese día, se quedaron juntos mientras pintaba el puente y sus carteles. Desde entonces no se separaron y cambió su cumpleaños al 30 de febrero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .