Cenicienta

Cenicienta - By Do.lobera

Las celosas hermanastras no querían que Ella acudiese al baile, por lo que enterraron todos sus zapatos en algún lugar del inmenso jardín. Ella estaba triste, deseaba asistir al baile para poder ver a aquel joven. Salió llorando y se adentró en el bosque. Caminó y caminó por él hasta llegar a una antigua cabaña bajo un árbol. La cabaña que, años atrás, su padre construyese para ella. En la entrada, vio que había un unicornio tumbado. Era muy hermoso.

No era la primera vez que veía uno, pero si la primera que lo veía tan de cerca. La criatura, al verla llegar se levantó y se acercó a Ella. Cuando le miró a los ojos vio, con asombro, que era igual que mirar a su padre… Su padre desaparecido…

“Al fin vienes a mi encuentro Ella” – le dijo mentalmente el unicornio. Tenía la misma voz que su padre.

-¿Papá? – preguntó extrañada. Este asintió y la chica lloró abrazándose al cuello del unicornio.

“Tranquila Ella, tranquila”

Su padre le explicó que él era un unicornio que hacía años había logrado convertirse en humano. Pensó que sería para siempre pero, al cabo del tiempo, tuvo que volver a su forma original, por eso la había tenido que abandonar, sin poder volver con ella. Ella le contó todo lo que había sucedido en los años de ausencia. También le explicó el motivo por el que había huido de su casa. 

Su padre lo entendió y usó su magia para ayudar a su hija. No solo le creó unos bonitos zapatos, sino que también transformó su vestido en uno aún más hermoso. Y para llevarla a la fiesta, se ofreció a llevarla en su lomo.

Al llegar al baile, el joven Jack esperaba fuera por Ella. Juntos, entraron en la sala de baile para asombro y envidia de todos los asistentes pues eran la pareja más hermosa de todas. Se quedaron bailando hasta que casi llegó el amanecer.

Cuando llegó el momento de volver, Jack se ofreció a acompañarla de vuelta a casa. El unicornio, que seguía esperando por Ella, les siguió en la distancia para asegurarse que su hija estaba bien.

Los días siguientes, Ella, acostumbrado a ir a visitar a su parte, el unicornio, a la cabaña del bosque, dónde se encontraba con Jack.

Con el tiempo, Ella y Jack, acabaron casándose y convirtiendo aquella cabaña en una bonita casa gracias a la ayuda mágica del unicornio que siempre se quedó a su lado cuidándoles.

2 comentarios sobre “Cenicienta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .