Huelga de magia


Huelga de magia


Era la bruja más grandiosa y poderosa que podía existir. Todos la respetaban, incluso en el gran consejo de ancianos a donde solo unos pocos hombres podían acceder. Era tal su poder, que pronto se empezó a solicitar que pudiera tener un puesto en el consejo. Pero los ancianos tercos no podían permitir a una mujer entre ellos. Entonces sucedió algo muy extraño en su mundo, la magia dejó de funcionar, los calderos de pociones empezaron a explotar, las escobas decidieron que dirección tomar, las estrellas dejaron de predecir el futuro y las cartas perdieron sus dibujos.

Asustados los magos realizaron una reunión extraordinaria, en la que divagaron sobre aquellos misteriosos sucesos. No sabían el cómo ni tampoco el porqué. La magia nunca había hecho nada tan extraño. Buscaron en libros, fueron a oráculos pero no había forma de saber qué estaba pasando.

Magos y brujas se quejaron, se habían quedado sin trabajo, todo su mundo era un caos. Estaban desbordados, y no fueron capaces de ver una nota que indicaba:

“Huelga de magia

Todos los elementos femeninos de la magia nos hemos puesto en huelga en solidaridad de la bruja Herminia que no es aceptada en el consejo.”

Pasó una semana, luego otra hasta que la secretaria del consejo encontró la nota. Era una bomba. Sabía que hacía mal pero quería ayudar a la bruja por lo que vendió la noticia de la huelga al “Mundo bruja”. En menos de dos días todos los periódicos se hacían eco de la huelga. Todos los magos y brujas, encolerizaron. La testarudez de los ancianos estaba haciendo que no pudieran trabajar ni vivir dignamente. Era una vergüenza.

El consejo no podía hacer nada, salvo aceptar a Herminia entre ellos. Pero ella no aceptó, las condiciones no eran justas y con su negativa la huelga de magia continuaba. Los ancianos le dijeron que harían cualquier cosa, la rogaron poniéndose de rodillas. Herminia puso su condición, cualquier bruja que pasara las pruebas que el consejo realizaba a los magos sería igualmente merecedora de un puesto en él. Además ella deseaba ser la jefa del consejo. Los magos aceptaron la primera condición, pero no la segunda. Herminia se volvió a negar y la huelga se volvió a alargar.

La agitación entre los magos y brujas era terrible cada día que pasaba y finalmente aceptaron ambas condiciones y otras tantas que añadió. La huelga terminó y el mundo mágico se recuperó. Pero cada año en la misma fecha, la magia deja por un día de funcionar, para recordar a todos los magos, el poder feminino en la magia sin la cual son incapaces de vivir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .