Cuentos, Escritura, Microrrelatos, Narraciones

El reino de Lobera – 9 – Siriel en el bosque del fénix

Siriel había vuelto al bosque gracias a la ayuda de Wulfrugida que la había transportado en la palma de su mano como si fuera una muñeca de una casa de muñecas. Gracias a la giganta había ahorrado largos días de travesía por el desierto. Se acercaba al bosque cercano a la capital de Lobera, un bosque cuyo guardián era un ave fénix, que además formaba parte del escudo de armas del reino. Pocas veces se había acercado tanto a la capital y a sus bosques, pero jamás se había encontrado con la ave de fuego. Temía su encuentro pues era la protegida de una dragona, y todos sabían la enemistad que había entre ambas especies. Sin embargo, ahora debía ir a su encuentro si quería encontrar al pequeño dragón tal y como le había dicho Galena.

El bosque del fénix, estaba delante suyo y podía ver el humo que se alzaba. Temerosa de que hubiera problemas entre el fénix y el bebé dragón, espoleó a su caballo. El bosque estaba en silencio y eso la asustó más, pero Siriel no podía imaginar que ella era la causante de semejante silencio. Se dejó llevar por su olfato y pronto vio el origen del fuego. El bebé dragón estaba quemando un gran montón de leña al lado de un humano, uno de aspecto rudo que parecía dedicarse a cortar árboles. ¿Acaso las predicciones de Galena estaban equivocadas y el bebé estaba preso de un humano? Aunque, ¿qué se podía esperar de un fénix que odiaba a los dragones? Se acercó a liberar al pequeño dragón pero en cuanto lo cogió en brazos este empezó a chillar furioso y el bosque, en respuesta se la tragó hasta la cintura.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.